El vino rosado, fue muchas veces olvidado y poco reconocido. Pero ahora llegó su momento, todos quieren disfrutarlo por ser el vino más versátil, pues puedes mezclarlo con casi todos los platos. Tiene lo mejor de dos mundos: la frescura del vino blanco y los matices del tinto.

Si estás comenzando en el mundo de los vinos, o prefieres los vinos suaves, el rosado es para ti. Contiene notas frutales, lo cual le da esa ligereza que tanto nos gusta, y junto con su acidez, logra un matiz único que resulta un deleite a los sentidos.

El tono rosado del vino puede cambiar entre un vino y otro, pues depende del tipo de uva que se utilice para su elaboración,  dicho tono no influye en la calidad del vino, sólo denota la variedad y el color de piel de la uva.

La ventaja de que el vino rosado sea tan ligero es que se disfruta el sabor desde el primer día de barricación. Las dulces y delicadas notas que se pueden percibir en este vino son frutales, algunas veces pueden tener un ligero sabor a limón, mandarina, granada, sandía o melón, pero estas suelen ser tan sutiles que no todos los paladares las distinguen al primer contacto.

Es por esta simple razón que el vino es ideal para una tarde calurosa o en un día lluvioso, pero también te puede acompañar a leer un libro, ver una película o una reunión de amigos, todo momento es ideal para un rosado.

El vino rosado se está convirtiendo en tendencia internacional, y en favorito de mucho.  Te invitamos a quitarte todos los estereotipos y comprobar que el vino rosado puede satisfacer hasta los paladares más exigentes.

¡Recuerda que cada semana encontrarás contenido especialmente creado para ti! Visita nuestro Facebook e Instagram y no olvides seguirnos.

Comments

Deja un Comentario